Clarette Orellano y los desafíos que superan en la olla común “Alto Vista Alegre” en Huancayo

Clarette Orellano

Soy la presidenta de la Olla común alto vista alegre de Huancayo. Tengo 38 años y en mi día a día me dedico a mi familia, mis 4 hijos y mi familia de la ollita común.

Nuestra olla común la empezamos casi de la nada en plena pandemia, bajaron nuestros recursos cada vez más y tuvimos que ingeniarnos la manera de poder alimentarnos. Nos juntamos con las mamás de la zona y juntábamos todo lo que teníamos en nuestras casas para hacer una sopa o un segundo, con suerte un día podíamos cocinar ambas cosas. Sobre todo para apoyar a los niños y los adultos mayores de la comunidad que no pueden salir a trabajar para evitar que no se contagien.

Hemos recibido algunas donaciones, pero solo un poquito, lo que quedaba, pero ahora estamos sin apoyo y por más que queremos seguir, muchas veces no alcanza.

Sería muy beneficioso que lleguen a nuestra comunidad, por unos meses cocinaríamos todos los días. Hay semanas en las que no podemos cocinar todos los días porque no hay suficientes insumos. Nos colaboran en el mercado, pero también nos dicen que no.