Entérate más sobre los retos que superan día a día en la olla común “Natividad de María”

Lucía Farfán – Olla común “Natividad de María” – Pachacamac

Llegué a Manchay en busca de un terreno para vivir con mi familia. Antes de la pandemia era ama de casa. Luego de eso nos quedamos sin trabajo. 

A 70 días del estado de emergencia, y con la desesperación de quedarnos sin ahorros, nos juntamos con los vecinos cercanos para formar nuestra olla común. Decidimos reunirnos y nos pusimos de acuerdo para poner en marcha nuestra olla y designamos a los representantes para que junten los víveres entre los vecinos. Empezamos el 25 de mayo del 2019. Ya vamos a cumplir 2 años desde que cocinamos nuestro primer aguadito.

En la olla común estoy desde las 7:00 de la mañana para hacer compras, regresamos a las 8:00 y empezamos a coordinar para conseguir los insumos que faltan. Yo me quedo hasta la 1:30 p.m. para terminar de limpiar. Durante el primer año, 6 personas cocinábamos en conjunto, ahora solo somos 2 personas que cocinan a la vez.

Entre los retos que tuvimos fue poder conseguir los insumos. Hemos mandado videos solicitando donaciones, algunos pocos nos han respondido con algo y estamos muy agradecidos porque han estado en momentos muy difíciles, críticos. También, al inicio de la pandemia, preparábamos 200 porciones. Ahora algunos de nuestros vecinos han recuperado sus trabajos y han disminuido la cantidad de porciones que atendemos, pero siempre aparecen vecinos de la comunidad que necesitan

Nos gustaría recibir más apoyo porque también hay casos que no pueden colaborar ni con algunos víveres para cocinar. Ruego a Dios que toque muchos corazones, de las personas que vayan a iniciar labores con nosotros para que podamos alimentar a más hogares.