Te mostramos la historia de Magda Marquina y sus aspiraciones para la olla común “María Fe”

Magda Marquina – Olla común “María Fe” – Ancón

Mi nombre es Magda Eugenia Marquina. Soy natural de Cajamarca. Mis padres son cajamarquinos. A la edad de 12 años ellos me trajeron a Trujillo y a los 15 años vine a Lima con mi mamá y mis hermanos. Mi mamá compró un terreno en Ancón y ahí vivimos. Pasaron los años, me casé y con mi esposo compramos un pequeño terreno donde vivimos hasta hoy.

Antes de la pandemia me dedicaba a vender productos en los mercados, artículos de limpieza, ropa, manteles, todo lo que se pudiera comercializar de manera ambulante, principalmente en el mercado Huamantanga, en Puente Piedra.

En la comunidad, como una forma de apoyarnos, creamos nuestra olla común el 5 de mayo del 2019. El trabajo empezaba desde las 6:00 de la mañana hasta las 4:00 de la tarde, ya que no solo es cocinar, sino también es comprar y limpiar. A diario atendemos alrededor de 100 personas e incluso tenemos casos sociales, que son personas que no tienen la posibilidad de colaborar por el plato de comida, y no les podemos negar el alimento, se lo damos gratuitamente.

Entre los retos que hemos tenido en la olla han sido el no tener un sitio fijo dónde cocinar, no tener acceso al agua de manera permanente, conseguir los insumos y trabajar con utensilios y ollas prestados. Como nuestra cocina es de leña, es difícil conseguir leña. Tenemos que cargarla o buscar la movilidad para transportarla. A veces nos la venden y otras nos la regalan.

Durante la pandemia, el principal reto fue llevarles los alimentos a las personas o familias enteras que se enfermaban, porque era necesario que estén bien alimentadas. Teníamos mucho miedo, poníamos la comida en bolsas y la dejábamos en las puertas. Además, teníamos que ayudar a quienes perdían a sus familiares.

El apoyo de “Ollas que desarrollan” ha sido buenísimo, porque queremos surgir, crecer, implementar y ver cómo podemos apoyar más a la comunidad. Sobre todo, a los niños, que deben tomar un buen desayuno, ahora que están regresando al colegio de manera presencial, que salgan de estudiar y encuentren un almuerzo listo. Queremos salir adelante, las socias de la olla, las personas que van a consumir, que vean que podemos crecer.

Magda Marquina

Olla común “María Fe”